14 enero 2007

LAPSUS....




Decirte que te amo se me queda pequeño, alguien debería inventar nuevas palabras para definir mis sentimientos de entrega, de devoción, de admiración, de necesitarte cada segundo.

Eso siento y más.

Te digo que te amo, pero ya lo sabes, quizás de tanto repetírtelo se desvirtúan las palabras, pero no, cada vez que te lo digo es porque mi amor por ti ha aumentado.

Quiero que lo sepas, no te amo en pasado, no te amo en presente, ni te amo en futuro, es un amor sin tiempo, tampoco tiene distancias, es simplemente amor puro, cargado de ilusiones, lleno de promesas que no deben cumplirse porque ya se
cumplieron todas al conocerte.

Te amo, como dos palabras que forman una sonrisa en tus labios, como dos cielos llenos de colores reflejados en tus ojos, como dos palabras infinitas que no deben dejar de sentirse.

Amarte en realidad es un premio, desconozco si te merezco, al menos lucho por merecerte, pero es un premio, es un regalo que cualquier persona debería recibir, pero que sólo tengo yo.

Por dejarme amarte te doy las gracias y te ofrezco mil años de amor que condenso en este beso que te entrego desde el fondo de mi mismo.

10 comentarios:

ann dijo...

olas
lindo tu escrito
que linda forma de expresar tus sentimientos
todos escribimos pero de formas distintas pero el significado muchas veces es el mismo

espero estes bien

eyes dijo...

Asi me gusta

Juanma dijo...

Estaba buscando una traducción de Gloomy Sunday y encontré esta página. Luego leí este último post y me pareció precioso. Ahora comparto con vosotr@s este escrito que hice el pasado lunes mientras el barco me llevaba de vuelta a Barcelona. Otro día miraré con más detenemiento tu blog, parece interesante. Por suerte sigue habiendo gente auténtica.

- ¿Lo envuelves con papel de periódico? – preguntó en tono jocoso él.
- Tú te fijas en la envoltura, en lo de fuera. ¿Olvidas que la sorpresa y el regalo están dentro? – respondió la chica mientras sus labios se deslizaban suavemente hasta dibujar una sonrisa y su ceja izquierda se arqueaba.
- Sí, seguro que envolver con periódicos los regalos para ti significa algo más profundo que para el resto de los mortales, pero estoy seguro que tampoco tenías más cosas a mano para hacer el paquete – dijo divertido el muchacho.
- Tampoco he hecho nada por tener más cosas a mano, ¿para qué? – exclamó la joven riendo de forma natural.
Las carcajadas inundaron el cuarto y ambos se fundieron en un beso que por unos momentos les mostró un retazo de eternidad. Las bocas de los amantes se frotaban con gracilidad y rapidez haciendo aumentar considerablemente el ritmo de sus corazones. Poco a poco, el beso se fue pausando, volviéndose cada vez más lento hasta el punto que sus latidos parecieron adormecerse. Este punto puso fin a un proceso encarnado en beso que se había alargado por varios minutos. Los jóvenes separaron sus labios y disfrutaron del goce de mirarse en silencio. Sus ojos estaban clavados los unos contra los otros, pero no en tono desafiante, sino con la mirada de un niño que cada día descubre una porción del mundo. Se tocaban, se acariciaban… conectaban. De repente, el chico rompió el mutismo.
- Te quiero porque eres así.
- Así, ¿cómo? – preguntó la mujer visiblemente emocionada.
- Espontánea, sencilla. Tú haces las cosas sin teorizarlas, como sí hago yo. Yo necesito pensar las cosas, filosofar, teorizar y sólo así puedo aplicar. Tú, en cambio, te riges por tu instinto, por tu corazón, por tu pureza. Haces las cosas como eres, sin que tus actos hayan pasado antes por el filtro de la mente, sin que hayan caído en sus telarañas – dijo el muchacho con una sinceridad tan sublime que provocó que los ojos de la joven se desbordaran de alegría.
- No sé qué decir – balbuceó ella con un tono a medio camino entre el gimoteo y el susurro.
- No digas nada. Simplemente sigue siendo tu misma.
Ella estaba extasiada, esperando que el chico acercara su boca para volver a sentir el placer que se había apoderado de ella hacía unos instantes. Pero el joven no hizo esto. Separó las manos del cuerpo de ella y se dispuso a abrir el regalo. Él también había sentido lo mismo que la chica y deseaba volver a besarla. Pero la misma sensación que anteriormente le había producido un goce como nunca antes había conocido, ahora le paralizaba al darse cuenta que no lo entendía. Le daba vueltas a la cabeza intentando comprender que había ocurrido, mas no encontraba las palabras para explicarlo. De este modo, le entró miedo y decidió centrar su atención en el paquete. La chica se quedó con las ganas de volver a probar sus labios, pero aceptó la situación demostrando su gran empatía. Le pasó la mano por la cara casi sin tocarle y tiernamente le ayudó a quitar el envoltorio.

Juanma dijo...

Estaba buscando una traducción de Gloomy Sunday y encontré esta página. Luego leí este último post y me pareció precioso. Ahora comparto con vosotr@s este escrito que hice el pasado lunes mientras el barco me llevaba de vuelta a Barcelona. Otro día miraré con más detenemiento tu blog, parece interesante. Por suerte sigue habiendo gente auténtica.

- ¿Lo envuelves con papel de periódico? – preguntó en tono jocoso él.
- Tú te fijas en la envoltura, en lo de fuera. ¿Olvidas que la sorpresa y el regalo están dentro? – respondió la chica mientras sus labios se deslizaban suavemente hasta dibujar una sonrisa y su ceja izquierda se arqueaba.
- Sí, seguro que envolver con periódicos los regalos para ti significa algo más profundo que para el resto de los mortales, pero estoy seguro que tampoco tenías más cosas a mano para hacer el paquete – dijo divertido el muchacho.
- Tampoco he hecho nada por tener más cosas a mano, ¿para qué? – exclamó la joven riendo de forma natural.
Las carcajadas inundaron el cuarto y ambos se fundieron en un beso que por unos momentos les mostró un retazo de eternidad. Las bocas de los amantes se frotaban con gracilidad y rapidez haciendo aumentar considerablemente el ritmo de sus corazones. Poco a poco, el beso se fue pausando, volviéndose cada vez más lento hasta el punto que sus latidos parecieron adormecerse. Este punto puso fin a un proceso encarnado en beso que se había alargado por varios minutos. Los jóvenes separaron sus labios y disfrutaron del goce de mirarse en silencio. Sus ojos estaban clavados los unos contra los otros, pero no en tono desafiante, sino con la mirada de un niño que cada día descubre una porción del mundo. Se tocaban, se acariciaban… conectaban. De repente, el chico rompió el mutismo.
- Te quiero porque eres así.
- Así, ¿cómo? – preguntó la mujer visiblemente emocionada.
- Espontánea, sencilla. Tú haces las cosas sin teorizarlas, como sí hago yo. Yo necesito pensar las cosas, filosofar, teorizar y sólo así puedo aplicar. Tú, en cambio, te riges por tu instinto, por tu corazón, por tu pureza. Haces las cosas como eres, sin que tus actos hayan pasado antes por el filtro de la mente, sin que hayan caído en sus telarañas – dijo el muchacho con una sinceridad tan sublime que provocó que los ojos de la joven se desbordaran de alegría.
- No sé qué decir – balbuceó ella con un tono a medio camino entre el gimoteo y el susurro.
- No digas nada. Simplemente sigue siendo tu misma.
Ella estaba extasiada, esperando que el chico acercara su boca para volver a sentir el placer que se había apoderado de ella hacía unos instantes. Pero el joven no hizo esto. Separó las manos del cuerpo de ella y se dispuso a abrir el regalo. Él también había sentido lo mismo que la chica y deseaba volver a besarla. Pero la misma sensación que anteriormente le había producido un goce como nunca antes había conocido, ahora le paralizaba al darse cuenta que no lo entendía. Le daba vueltas a la cabeza intentando comprender que había ocurrido, mas no encontraba las palabras para explicarlo. De este modo, le entró miedo y decidió centrar su atención en el paquete. La chica se quedó con las ganas de volver a probar sus labios, pero aceptó la situación demostrando su gran empatía. Le pasó la mano por la cara casi sin tocarle y tiernamente le ayudó a quitar el envoltorio.

Femme Fatale dijo...

hola a todos.,, contestare uno a uno..pq a todos y cada uno os agradezco que perdais el tiempo aqui...siento decir que no son mis palabras..pero si son mis sentimientos...ojala fuera capaz de describir la realidad de la manera en que la siento, aunque creo que si lo hiciera dejaria de ser real...

Femme Fatale dijo...

ann.. muchas gracias...pero coincido contigo en que los sentimientos son lo comun a todos.. y por eso las palabras son igual de aliados que de enemigos en el camino de comunicarnos...

cuidate...

Femme Fatale dijo...

eyes...no se que quieres decir ..pero gracias por pasarte...ya tengo lo que me pediste...ahora solo falta que me digas para cuando... ;)

Femme Fatale dijo...

juanma...que decir ..muchisimas gracias por tu comentario..o practicamente por tu entrada..si me lo permites lo pondre como una entrada mas en el blog..ya me diras..
muchisimas gracias por compartir eso conmigo...no se que mas decirte..me dejaste casi sin palabras..gracias

eyes dijo...

Parece que estemos traficando o algo peor.
Te veo x msn y lo hablamos.
Q me gusta q ames, sin mas.

Femme Fatale dijo...

por supuesto que traficamos..pero con cosas de buena calidad...es una droga mas no?...para los mal pensados ablamos de dvds....